ANÁLISIS: Animal Crossing (91)

Estándar

Disfruta de una vida alternativa con Animal Crossing: Wild World.

Animal Crossing

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- Mucho se ha hablado en los medios de comunicación especializados sobre el exitoso juego de Nintendo “Animal Crossing: Wild World”, un simulador de vida bastante peculiar que ya hizo sus pinitos en GameCube. En su primer mes en el mercado se ha colocado en segundo lugar de ventas dentro del catálogo de la portátil de doble pantalla, siendo sólo superada por el incombustible “Nintendogs”. De todos modos, “Animal Crossing: Wild World” ha llegado a nuestro mercado avalado por el éxito de ventas, critica y de usuarios no sólo en Japón, donde se han vendido más de 2.300.000 unidades, sino también en Estados Unidos, país en el cual está causando furor, situándose dentro del top ten sin ninguna complicación.

Animal Crossing

La pregunta que nos planteamos es ¿dónde reside el atractivo de éste título?. Básicamente estamos ante un simulador de vida tipo “Los Sims”, pero donde el único personaje humano somos nosotros. Nuestros vecinos, sin embargo, son animales, todos con una personalidad muy marcada que convivirán en nuestro pueblo. Hablaremos con ellos y los conoceremos profundamente: sus gustos, manías, caprichos,… Aprenderemos a, entre otras cosas, plantar, pescar y recoger fruta, pautas básicas para poder sobrevivir en el mundo de “Animal Crossing”.

Jugabilidad

Animal Crossing

La gran aventura de “Animal Crossing: Wild World” comienza un día lluvioso dentro de un taxi con dirección a nuestro nuevo hogar. El conductor nos pregunta nuestro nombre, el del pueblo al cual nos dirigimos, y el día y la hora en la que estamos, así como nuestro sexo. Según lo que respondamos nos generará un personaje aleatoriamente. Parece ser que el mal tiempo descampa y llegamos a nuestro pueblo. Éste es el lugar en el cual viviremos. Nos recomiendan que visitemos el Ayuntamiento, donde nos darán las llaves de nuestra casa. Pero desgraciadamente, no es gratis. Tom Nook, un mapache que tiene el monopolio de las tiendas del pueblo, nos pedirá una suma importante de bayas (la moneda oficial de “Animal Crossing”) por la construcción de la casa. ¿Cómo le pagaremos si no tenemos dinero? Muy fácil. El nos contratará durante un corto periodo de tiempo en el cual aprenderemos las pautas más sencillas para sobrevivir en el mundo de este divertido producto.

Animal Crossing

Tras hacer varios trabajitos, seremos finalmente libres y comenzaremos nuestra nueva vida. El juego se centra principalmente en conseguir recursos económicos para poder sobrevivir y de esa forma comprar nuevos objetos con los cuales realizar más acciones. En este sentido será primordial hacernos rápidamente con una pala, una caña de pesca, una red y un hacha. Conseguirlos no será tarea fácil, puesto que Tom Nook no siempre tendrá disponible todos esos objetos, sino que irán apareciendo de forma aleatoria.

La forma más sencilla de conseguir dinero es aprovecharnos de la fruta autóctona que crece en los árboles de nuestro municipio. Para recogerla sólo deberemos empujar el tronco del árbol en cuestión y caerán al suelo, listas para coger. Cuando ya tenemos unas pocas iremos a venderlas a la tienda de Nook, quien nos dará un buen pellizco. Suficiente como para comprar unos muebles muy interesantes para nuestra casa. Al principio con eso nos bastará, pero poco a poco nos daremos cuenta que es insuficiente y buscaremos otras formas de ganarnos el pan de cada día.

Animal Crossing

Partiendo de esta base, “Animal Crossing: Wild World” comenzará a expandirse en todos los ámbitos del juego, proponiendo nuevos retos para nuestro personaje, en los que la interactividad con los vecinos será fundamental. Muchas veces nos pedirán que les hagamos algún favor o que llevemos un regalo a otra persona. Por supuesto, tendremos una bonita compensación, además de mejorar nuestra relación con los vecinos. Así que es mejor no declinar la oferta. Tan importante es llevarse bien con nuestros vecinos que éstos, si se ven descuidados, no dudarán en marcharse a otro pueblo. No nos preocupemos, otros llegarán, con sus propias manías y gustos, tal y como la vida misma. Raro será que nos volvamos a encontrar a un vecino que en su día marchó del municipio, puesto que existen 250 personajes que no dudarán en ir rotando de pueblo en pueblo.

Animal Crossing

Cómo no, una de las piezas angulares del juego son las colecciones. Intentar conseguir todos los objetos posibles será una tarea ardua. Deberemos ser pacientes, ya que el juego consta de más de 350 objetos de todo tipo, muchos de los cuales aparecerán muy de vez en cuando. El museo será el lugar donde podamos ir viendo nuestro progreso a la hora de coleccionar. Fósiles, bichos de todo tipo, peces, cuadros,… todos estarán expuestos en el lugar, llenándolo poco a poco con nuestras nuevas adquisiciones. En este sentido, es destacable el nivel de personalización al que podemos llegar con este “Animal Crossing” para Nintendo DS. No sólo podremos cambiar nuestro aspecto, con distintos tipos de ropa o de complementos, sino que es posible hacer que nuestra casa tenga un sello distintivo, totalmente diferente a lo que podamos ver por ahí. Seremos capaces de personalizar la pared, el suelo, la disposición de los muebles y de otros objetos, creando un hogar a nuestro gusto. El único límite en este sentido es nuestra imaginación y habilidad creativa.

Animal Crossing

La visión del mundo se centrará en la pantalla táctil, mientras que la superior solamente nos enseñará el cielo. Cuando accedamos a los menús, éste aparecerá en la parte táctil y la visión del mundo cambiará a la pantalla superior. De esa forma podremos manejar de forma rápida con el stylus todas las opciones de las que dispone el juego. Al margen de esto, el manejo de nuestro personaje se puede llevar a cabo de dos formas: con la cruceta o el stylus. Todo dependerá de nuestra habilidad con el puntero o de lo cómodos que estemos a la hora de jugar. Con el stylus sólo deberemos señalar la dirección a la que deberemos movernos. Una forma sencilla de manejo que tiene su punto negativo al realizar ciertas acciones con la pala, y es que nunca sabremos a ciencia cierta hacia qué dirección cavaremos. Por otro lado es el modo más rápido para escribir una carta o chatear mediante el pequeño teclado táctil del cual disponemos en el menú principal. El mejor consejo es utilizar los dos métodos de manejo dependiendo de las acciones que vayamos a realizar.

Animal Crossing

Cuando ya llevemos un tiempo observaremos que nuestro pueblo se nos queda pequeño y que poco a poco las acciones se vuelven monótonas. Es hora de viajar a otro pueblo. ¿Y cómo haremos eso? mediante la conexión WiFi de la portátil de Nintendo. Y es que verdaderamente, uno de los puntos fuertes de “Animal Crossing: Wild Word” es su capacidad online. Verdaderamente se ha convertido en un revulsivo y está permitiendo crear una comunidad de jugadores enganchados a este gran título de Nintendo. Para visitar otros pueblos nos dirigimos a la parte superior de nuestro municipio, donde encontraremos dos perros guardianes y un portón.

Animal Crossing

El de la derecha se encarga de gestionar todo lo necesario para que podamos salir. Si tenemos un amigo con otro cartucho de “Animal Crossing: Wild World” en menos de 10 metros utilizaremos el contacto DS a DS. Sin embargo, si queremos adentrarnos en el pueblo de un amigo que esté más lejos utilizaremos la opción Nintendo Wifi Connection. Para ello deberemos contar con el código de amigo de la persona a la que vayamos a visitar. Si todo está correcto, el portón se abrirá ante nuestras narices y marcharemos.

Tras unos segundos de espera, llegaremos al pueblo. Lo primero que observaremos es que la disposición de los edificios es totalmente diferente a la nuestra, así como los árboles frutales de los que dispone nuestro amigo. Tom Nook tampoco dispone de los mismos objetos que nosotros podemos adquirir en nuestro pueblo y los vecinos, cómo no, tampoco son los mismos. Probamos a pescar y sacamos una pieza con la que tampoco contábamos en nuestro pueblo. Durante nuestra visita también podrán acceder al municipio de nuestro amigo dos personas más, haciendo un total de cuatro usuarios simultáneos. Asimismo, los vecinos se quedarán en sus respectivas casas para que de esa forma no sufra todo el sistema de “Animal Crossing: Wild World”, consiguiendo una fluidez importante.

El único problema que hemos podido observar es que algunas veces la conexión falla, perdiéndose por el camino todas las acciones y objetos que habíamos recogido desde la última vez que salvamos partida. Por eso, recomendamos que cada vez que hagamos cualquier acción en el modo online, salvemos la partida. Eso sí, deberá hacerlo aquella persona que haga de servidor (al que visitamos).

Gráficos

Animal Crossing

Aunque en una primera impresión “Animal Crossing: Wild World” nos pudiera parecer de aspecto infantil, con el tiempo esta opinión se va diluyendo poco a poco, dejando paso a una historia y a un mundo en el cual los personajes y su forma de ser sobresalen por encima de cualquier gráfico. Pero lo más importante es observar el uso del tiempo que ofrece el título desarrollado por Nintendo. Tal y como ocurre en la vida real, el tiempo jamás se detiene. Avanza incesablemente hasta el infinito y nosotros no podremos más que convivir con él. Dependiendo de la hora del día, el aspecto de nuestro pueblo variará, por ejemplo, con tonos rojizos en los atardeceres. Asimismo, también dependerá de la época en la que nos encontremos, puesto que el pueblo también cambiará drásticamente: en invierno nevará y las calles estarán tapadas por un manto blanco.

Cómo no, el tiempo no sólo afectará el aspecto físico de nuestro municipio, sino a todas las actividades que ocurran en él. Los bichos estarán mucho más activos en las horas en las que el sol hace acto de presencia, mientras que por las noches, estarán casi todos escondidos o esperando a que vuelva a salir el astro rey.

Animal Crossing

Uno de los detalles más curiosos de este “Animal Crossing: Wild World”, y que según los desarrolladores se va a tener en cuenta para la siguiente parte (que según ciertas informaciones, verá la luz en Revolution) es el efecto rolling-log, con el cual parece que nuestro personaje esté andando en un miniplaneta. De esa forma se ha conseguido un buen efecto de profundidad en la portátil de Nintendo, ya que mientras caminamos, vamos dejando tras la línea del horizonte casas, edificios municipales y árboles.

Todo el aspecto visual cuenta con una gran colorido y con unas texturas sencillas, pero más que aceptables. En ningún caso están sobrecargadas, aunque algún usuario hubiera deseado un mayor detalle en todos los objetos que aparecen en pantalla. De todos modos, “Animal Crossing: Wild World” es un producto muy cuidado y mimado, que nada tiene que envidiar a su anterior aparición en GameCube.

Música & Sonido

Animal Crossing

“Animal Crossing: Wild World” es un juego en el que la música y el sonido son importantes. Básicamente porque gracias a estos dos aspectos el título gana una profundidad pasmosa, dotando al mundo creado por Nintendo de una excelente banda sonora. No esperemos pistas grandilocuentes o espectaculares como en otro tipo de títulos, esta vez la partitura se limita a acompañar de forma magistral a este mundo ficticio. Incluso tenemos a nuestra disposición la posibilidad de cambiar a nuestro gusto las melodías que suenan durante la partida, personalizando más si cabe la experiencia de juego. Por otro lado, podremos adquirir nuevas canciones gracias al perro cantautor, quien nos deleita todos los sábados por la noche con su voz en el bar del museo. Existen alrededor de 50.

Animal Crossing

Otro de los aspectos sonoros que se ha cuidado son los efectos de sonido. Para ello se han valido de la posibilidad que dan los altavoces de la Nintendo DS para crear un sonido envolvente. Gracias a esto, podremos saber por qué dirección se acercan nuestros vecinos o detectar dónde se encuentra cierto tipo de insecto. Como curiosidad, también decir que la mayoría de objetos de “Animal Crossing: Wild World” cuenta con su propio sonido característico, tal y como ocurre en la vida real. A nivel de voces, se mantiene el idioma extraño e incomprensible que también utilizó la saga anteriormente.

Conclusión

Por ahora “Animal Crossing: Wild World” es uno de los mejores títulos aparecidos en el catálogo de Nintendo DS. Básicamente cumple con el objetivo clave de la empresa japonesa, que no es otro que entretener.

Animal Crossing

Para ello aprovecha todas las posibilidades de la portátil de doble pantalla, estrujando al máximo su motor gráfico y sus posibilidades táctiles y multijugador.

De todos modos, es posible que a muchos usuarios de Nintendo DS no les llegue a gustar demasiado, o que les pueda parecer tedioso, al alejarse de sistemas de juego más activos. A su vez, quienes no dispongan de la posibilidad de conectarse vía Wifi perderán uno de los grandes alicientes que tiene este juego, siendo un factor a tener en cuenta. Aún así, un gran juego, que esperamos sirva de ejemplo a las desarrolladoras para futuros lanzamientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s