ANÁLISIS: Super-Bikes: Riding Challenge (77)

Estándar

Competición en estado puro.

Riding Challenge

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- Milestone lo vuelve a intentar esta vez dejando las cuatro ruedas para pasarse al apasionante mundo de las motocicletas. “Super-Bikes: Riding Challenge” es una apuesta importante de la desarrolladora italiana que quiere demostrar que no sólo los japoneses de Polyphony Digital saben hacer trabajos de calidad (en referencia clara a “Tourist Trophy”), sino que ellos también son capaces de luchar cara a cara con otros títulos recientes del género. Aunque las comparaciones siempre son odiosas, los pocos juegos disponibles basados en el mundillo de las motos hace que sea inevitable tener que analizar, mediante diferentes perspectivas, éste último producto distribuido por Virgin Play. “Super-Bikes: Riding Challenge” continúa la estela marcada por “Tourist Trophy” en la búsqueda de una simulación y control realista, pero sin olvidar la diversión y el encanto de las competiciones.


Jugabilidad

Riding Challenge

Los chicos de la desarrolladora italiana han sido listos y han copiado la estructura básica de su anterior juego “Evolution GT”, que tan buena acogida obtuvo entre los jugadores. Eso sí, en éste caso nos centramos en el mundo del motociclismo. Básicamente, tras el inicio de la presentación renderizada del producto llegaremos al menú principal, donde encontramos las cuatro modalidades disponibles: Carrera libre, Escuela de Conducción, Trofeos y Carrera Profesional.

Riding Challenge

Como siempre, el primero de ellos nos servirá para ir cogiéndole el tacto al juego, aprendiéndonos poco a poco cada curva de los circuitos en la búsqueda de ser los más competitivos. La Escuela de Conducción es un primer paso para hacernos con el manejo de las motos. El estilo de simulación del juego hace que tengamos que ponernos las pilas, porque de nada nos servirá poner en práctica lo aprendido en títulos como “Moto GP” de la compañía Namco. En “Super-Bikes: Riding Challenge”, cada gesto que hagamos debe ser casi perfecto para aprovechar todas las posibilidades de la conducción. Una frenada intensa en el interior de una curva o acelerar más de lo debido puede dar con nuestros huesos en el duro asfalto.

Riding Challenge

Finalmente, los dos últimos modos de juego son los considerados el núcleo del título de Milestone. En Trofeos realizaremos carreras según marcas de motos y en Carrera Profesional haremos competiciones por modelos de motocicletas: sin carenado o naked, Supersport y Superbikes; con tres pruebas cada una de ellas y con cuatro niveles de dificultad diferentes. Asimismo, encontraremos otras opciones como el Modo Desafío, Habilidades y Equipación. En el primero de ellos podremos realizar distintas pruebas en tres dificultades distintos sobre las capacidades de nuestro piloto a la hora de luchar por el triunfo. Estamos hablando de las mismas habilidades que en “Evolution GT”, ya que Milestone continúa ofreciendo una mezcla de juego de conducción con grandes dosis de RPG. Siete son los aspectos esperando a ser mejorados en este modo de juego: intimidación, fuerza de voluntad, control de caída, curvas, aceleración, frenado y rebufo. Cada uno de ellos tiene tres niveles que deberemos ir superando mediante unas pruebas específicas. De esta forma iremos formando a nuestro piloto de cara a las futuras carreras. En el apartado Habilidades podremos gastar los puntos que obtenemos al subir nuestro nivel de experiencia, repartiéndolos en los siete aspectos anteriores. Asimismo, en la opción Equipación contaremos con diferentes prendas de ropa de la marca Dainese que nos otorgarán mejoras de cara la competición. Saber elegir un buen casco, guantes, traje, protección trasera y botas equilibrarán nuestras capacidades de pilotaje. Eso sí, no contaremos con los distintos modelos de prendas desde el principio de la partida, sino que tendremos que ir desbloqueándolos poco a poco.

Riding Challenge

Centrándonos en el aspecto más puro de las carreras, nos encontraremos en la pista con otros siete contrincantes más, dando como resultado el doble de los que había en “Tourist Trophy”. Sin duda, éste gran número de contrincantes hará las delicias de aquellos que busquen verdadera competitividad. La Inteligencia Artificial de los pilotos controlados por la CPU es extremadamente realista, por lo que no trazarán las curvas siempre igual, se despistan, comenten algún que otro error, suelen tener peleas internas entre ellos,… situaciones que podemos aprovechar para que aspiren el olor de nuestra goma quemada.

Riding Challenge

En éste sentido, no veremos a los típicos pilotos rivales comportándose como auténticos robots. Y todo gracias al sistema de IA que Milestone lleva aplicando desde su título “Scar”. Cómo no, nuestros contrincantes pueden ser presionados si les enseñamos nuestros dientes. Al ponernos cerca de su rueda trasera, el piloto comenzará a sentir nuestro aliento en su nuca. Esto hará que su nivel de presión vaya disminuyendo poco a poco. Si le metemos la moto o nos cambiamos de lado buscando el hueco, la barra de presión irá disminuyendo. Cuando se vacíe, el piloto perderá el control o errará en la trazada, lo que podremos aprovechar para adelantar. Tenemos que recordar que nosotros también recibiremos presión por parte de nuestros contrincantes, así que deberemos intentar poner “pies en polvorosa” para que no caigamos en sus estrategias.

Riding Challenge

Casi todos los campeonatos finalizarán al realizar tres vueltas al circuito. En cuanto a las localizaciones, pasaremos por lugares como Albacete, Barcelona, Valencia, Berlín, Londres, Escocia, Hockenheim, Colli Senesi, Alpi, Assen, Campania, Corese, Cote D’Azur y Donington Park. Los circuitos reales se mezclarán con pistas urbanas completando de esa forma los lugares en los que competiremos.

Riding Challenge

A su vez, “Super-Bikes: Riding Challenge” cuenta con 40 modelos de motos de distintas marcas que podremos sentir entre nuestras piernas. Entre ellas potentes máquinas como Kawasaki Ninja, Honda CBR, Honda Hornet, Yamaha YZF R6, Ducati 749R y 999R, Triumph Speed, Benelli TNT Café, o la Cagiva Xtra. A parte de su diferente aspecto exterior, cada una de las motos tendrá un comportamiento diferente que afectará directamente al manejo de la misma, por lo que muchas veces tendremos que probar la moto para saber cuáles son sus “ventajas y defectos”.

Riding Challenge

Junto a la moto, el piloto es una parte imprescindible de la competición. Atrás quedaron los estancos “jinetes del acero”, que más que pilotos parecían una mancha pegada a la moto. Milestone ha recreado los movimientos encima de la máquina dotando de mayor realismo al juego, tal y como ya lo hizo Polyphony Digital. Los movimientos que realicemos encima de la moto afectarán directamente al manejo de la misma e, incluso, en numerosas ocasiones, será necesario realizar buenas tumbadas para trazar de forma correcta las curvas. Lo realmente molesto es tener que estar presionando en todo momento el pad para que el piloto se mantenga en la posición perfecta, ya que si no lo hacemos parecerá que vamos de paseo, perdiendo velocidad punta al no acoplarse con la máquina. En ése sentido, recomendamos utilizar siempre el pad analógico, puesto que el digital es demasiado blando y sensible.

Riding Challenge

Tras terminar las carreras en el modo Carrera Profesional, la propia máquina nos puntuará en cuatro aspectos diferentes. Técnica incluye la posición en la que hemos terminado, las vueltas que hemos estado en cabeza, los adelantamientos realizados y los records de vuelta. Durabilidad, sin embargo, refleja las veces que hemos sido presionados “a tope”, las vueltas limpias (sin caernos) que hemos hecho, nuestra salud (si sufrimos alguna caída nos vamos lesionando), así como los choques contra otros contrincantes. Táctica nos puntúa los segundos a rebufo de otro piloto, el tiempo que hemos estado intimidando y las presiones totales que hemos realizado. Y finalmente, en Especial encontraremos los caballitos realizados y otros gestos espectaculares. Al final de la carrera, la CPU, basándose en esos datos, nos otorgará puntos de experiencia que tendremos que ir acumulando para pasar al siguiente nivel de pilotaje.

Riding Challenge

Un consejo es intentar ir media carrera en la mitad del pelotón de pilotos, intimidándolos y adelantando contrincantes poco a poco, para que al final, a falta de vuelta y media, peguemos el “hachazo” colocándonos en los primeros puestos de cabeza intentando rebajar al máximo el tiempo por vuelta. De esta forma conseguiremos una mayor cantidad de puntos de experiencia.

Riding Challenge

Desgraciadamente, aunque “Super-Bikes: Riding Challenge” permite modo para dos jugadores a la vez mediante pantalla partida, no tiene modo online, por lo que pierde varios enteros, y es que a día de hoy un modo multijugador a través de internet es imprescindible, y más en un género como el de conducción.

Gráficos

Riding Challenge

Milestone ha vuelto a reutilizar el mismo motor gráfico que ya mostró en “Evolution GT”. Sinceramente, si lo comparamos con el acabado visual de “Tourist Trophy”, “Super-Bikes: Riding Challenge” se queda atrás. El modelado de las motos es perfecto, con todo lujo de detalles, aunque su nivel de texturas es relativamente cumplidor. De todos modos, éste bajón gráfico supone una ventaja respecto al juego desarrollado por Polyphony Digital, puesto que permite poner otras siete motos más en pantalla sin que en ningún momento exista un bajón en el framerate.

Riding Challenge

El título dispone de tres vistas diferentes: dos traseras y una en primera persona. En ésta última observaremos todos los detalles del manillar de las motos. Un guiño que los aficionados a estas máquinas sabrán agradecer. Por supuesto, cuando estamos en las dos primeras vistas veremos cómo el piloto ejecuta todas las maniobras, echando el cuerpo hacia un lado u otro de la moto para poder coger de forma correcta la trazada. Incluso veremos cómo abre o cierra el puño para ajustar el gas a las condiciones de la carrera.

Riding Challenge

La física de “Super-Bikes: Riding Challenge” está bastante bien conseguida respecto a las motos. Si nos topamos con el asfalto, éstas se comportarán de forma verosímil, dependiendo de la velocidad y de la manera en que caigamos. Sin embargo, las animaciones del piloto son “otro cantar”. Al menos existe un abanico mucho más amplio que en “Tourist Trophy” en el que caían como sacos y siempre de la misma forma. En el juego desarrollado por Milestone existen varias posiciones de caída, aunque al final siempre se repiten demasiado y sin tener en cuenta cómo ni contra qué nos hemos chocado.

Riding Challenge

Tampoco veremos cómo se desprenden piezas de las máquinas, ni ningún tipo de deformación en las mismas, ni siquiera unos simples rayones. En éste sentido, Milestone ha sido bastante austera. Los efectos de lluvia y polvo no sobresalen en el conjunto general del aspecto gráfico y cumplen con su labor perfectamente. Respecto a los trazados, aquellos que están basados en circuitos reales están perfectamente modelados, si bien se echan de menos más detalles. En ocasiones parece que estamos corriendo en un circuito vacío donde no existen espectadores que estén viendo nuestra carrera. Incluso los circuitos urbanos, parecen convertidos en un coto cerrado para pilotos en los que se les ha prohibido entrar a los posibles aficionados.

Música & Sonido

Riding Challenge

No se han complicado mucho los chicos de Milestone. Básicamente “Super-Bikes: Riding Challenge” rezuma “Evolution GT” por todos sus poros. Los menús están acompañados con una mezcla de música electrónica con reminiscencias rockeras que cumplen su cometido perfectamente. Se agradece que durante las carreras la música desaparezca por completo, puesto que necesitamos oír perfectamente el sonido de nuestras máquinas. En éste sentido, las 40 motos que encontramos en el juego suenan totalmente diferentes unas de otras. Aquellos modelos de la misma marca sí que tienen un cierto parecido, como es normal, pero con pequeños matices. Uno de los defectos que podemos achacar al juego es la falta de “garra” de las motos. En las vistas traseras el ruido del motor se diluye, por lo que parece que no estamos montados en una verdadera bestia del asfalto.

Conclusión

Riding Challenge

Milestone ha apostado sobre seguro con “Super-Bikes: Riding Challenge”, continuando la estela marcada por su anterior título, “Evolution GT”, con el que tiene demasiadas coincidencias, tanto en aspectos positivos como en negativos. De todos modos, aunque lo podamos comparar en primera instancia con “Tourist Trophy”, “Super-Bikes: Riding Challenge” mejora muchísimos aspectos que eran imprescindibles en el juego desarrollado por Poliphony, como la sensación de competitividad.

Riding Challenge

Faltan detalles, entre ellos la posibilidad de personalizar la moto en su aspecto mecánico, o la inclusión de unos circuitos abarrotados de gente que aplaudan y griten de emoción cuando realizamos un espectacular adelantamiento. Aún así, la incorporación de siete pilotos más en carrera, el nivel de exigencia a la hora de pilotar y el efecto intimidación consiguen perfeccionar el género de las dos ruedas, pastel que a partir de ahora tendrá que dividirse en tres trozos equitativos: Namco, Polyphony Digital y, por supuesto, Milestone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s