ANÁLISIS: Happy Feet (56)

Estándar

Revive en PS2 la mayor aventura de Mumble.

Happy Feet

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- Artificial Mind and Movement (A2M) vuelve a la carga con una adaptación para Playstation 2 de un éxito cinematográfico, tal y como ha ocurrido recientemente con títulos como “Monster House” y “Colegas en el Bosque”. Estamos hablando de la película de animación por ordenador “Happy Feet: Rompiendo el Hielo” de Warner Bros. Pictures, la cual también ha llegado a otros sistemas como PC, Game Boy Advance, Nintendo DS y Wii (próximamente).

En esta ocasión nos convertiremos en el protagonista de la película: un pingüino de nombre Mumble con el que reviviremos todas y cada una de las situaciones del largometraje de aventuras. “Happy Feet” se desarrolla en un lugar de la Antártida, tierra de pingüinos Emperadores. Cada uno de ellos necesita una canción de amor para atraer a su alma gemela. Pero desgraciadamente, nuestro héroe Mumble, hijo de Memphis y Norma Jean, nace sin saber cantar y cuando lo hace es verdaderamente aberrante. Mumble tendrá que vivir bajo las miradas de desdén de su comunidad buscando su propio camino, que no es otro que el claque. Junto a Gloria y los amigos de Adelie vivirá la mayor aventura de su vida.

Happy Feet

Jugabilidad

Happy Feet

“Happy Feet” es un sencillo compendio de 30 pruebas sacadas directamente del largometraje de animación de Warner Bros. Pictures dirigido por George Miller (“Babe” y “Mad Max”). Durante el transcurso de las distintas pantallas, manejaremos al protagonista en tan sólo tres minijuegos. Es aquí donde adolece uno de los grandes agujeros de este título, ya que el juego termina siendo demasiado repetitivo. Básicamente las pruebas consisten en bailar, patinar con la barriga y nadar. Así hasta el final del juego.

Happy Feet

Comenzaremos el título desarrollado por los chicos de A2M con un minijuego de baile. Los aficionados a la saga “Dance Dance Revolution” tendrán la oportunidad de dar rienda suelta a su afición, puesto que el minijuego sigue las pautas marcadas por Konami. Para aquellos que no conozcan el funcionamiento del juego de baile, no habrá ningún problema, dado que la amiga de Mumble, Gloria, nos explicará en un breve tutorial cómo tenemos que seguir el ritmo de la canción. En la parte superior veremos varias flechas que marcan distintas direcciones: arriba, abajo, izquierda y derecha. A su vez, otras irán apareciendo por debajo de la pantalla hasta colocarse en la posición de las flechas superiores, finalmente solapándolas. En ese momento nosotros deberemos pulsar el botón de dirección correspondiente. También podremos ayudarnos de los botones del Dualshock 2. A la izquierda de la pantalla tendremos un medidor de habilidad, por lo que si fallamos a la hora de pulsar la dirección correcta irá vaciándose poco a poco y no superaremos la fase. Pero si acertamos se irá rellenando lentamente. Un consejo para los no iniciados es estar atentos al ritmo de la música. Ésta nos marcará el momento idóneo para pulsar los botones de dirección. Probablemente se necesite un par de partidas para poder coger el ritmo.

Happy Feet
Happy Feet

En el segundo tipo de fase nos dedicaremos a patinar con la barriga de Mumble. Nuestro héroe se lanzará por pendientes de nieve y hielo a toda velocidad como si fuera una espectacular prueba de bobsleigh (descenso en trineo). Nosotros sólo tendremos que utilizar el joystick analógico para mover a Mumble por la pantalla. Las distintas fases basadas en patinar con la barriga tendrán sus propios objetivos, desde deslizarse hasta la meta en el menor tiempo posible mientras esquivamos todo tipo de obstáculos, hasta recoger distintos elementos, como notas musicales o estrellas. Durante el descenso encontraremos varios iconos que al atravesarlos nos darán un plus de velocidad. Así mismo, también veremos varios círculos de color anaranjado que nos descontarán segundos del tiempo final. Mumble, además, podrá conseguir reducir ese tiempo si durante la bajada realizamos algún tipo de movimiento especial. Para ello deberemos aprovechar los salientes del escenario con el objetivo de coger impulso y en el aire realizar trucos al más puro estilo snowboard.

Happy Feet

Finalmente el tercer y último tipo de prueba consiste en nadar por las frías aguas de la Antártida. En este minijuego tendremos la libertad de manejar a nuestro protagonista por la pantalla, aunque el camino siempre estará predefinido, por lo que es imposible buscar algún tipo de vía alternativa. Mumble contará a su izquierda con un medidor de oxigeno, así que tendremos que estar atentos para que el “pingüino bailarín” no se quede sin aire. Durante la fase encontraremos varias columnas de burbujas que al atravesarlas nos permitirán llenar nuestros pulmones de oxígeno. Sin embargo, los objetivos en éste tipo de pruebas consistirán en recoger un número mínimo de langostinos, atrapar un pez solitario o escapar de las fauces de las furiosas orcas y focas leopardo, entre otras. Para ayudarnos en la misión, en el agua flotarán varios iconos parecidos a remolinos que nos darán varios segundos de velocidad máxima, tal y como ocurre en las pruebas de Patinaje con la barriga.

Happy Feet

Al terminar cada fase, dependiendo del éxito que hayamos tenido, nos darán una medalla. Aunque sólo las de oro nos valdrán para desbloquear los secretos con los que cuenta el título.

Happy Feet

Por otro lado, el juego incluye un Modo Familiar que permite competir contra otra persona en estos minijuegos. En el caso de la prueba de baile, mediante ésta opción los jugadores podrán utilizar la alfombra de baile oficial de PS2, insertándola tanto en el puerto de mando 1 o 2. En Patinar con la barriga el modo multijugador será cooperativo. Uno de ellos moverá a Mumble por la pantalla, mientras que el otro deberá pulsar la combinación de botones que aparezca en pantalla para poder atravesar el máximo de puertas posible. Si fallamos, Mumble perderá el equilibrio y velocidad punta. Finalmente en las pruebas de natación competiremos contra nuestros amigos por demostrar quién obtiene más estrellas bajo el agua, pudiendo incluso obstaculizar los movimientos de nuestro contrincante.

Gráficos

Happy Feet

Los chicos de A2M han utilizado el espectacular motor Havock para crear el universo helado donde vive Mumble y su comunidad de pingüinos. Desgraciadamente, tenemos que decir que no han aprovechado las capacidades de dicho engine para trasladar el aspecto visual de la pantalla de cine a Playstation 2. Los personajes principales, así como los secundarios, están bien modelados, cumpliendo su objetivo, pero sin sobresalir especialmente. Por otro lado, existen grandes diferencias entre los entornos de los tres minijuegos que están disponibles en “Happy Feet”. Los más flojos son indudablemente aquellos en los que tenemos que mover el esqueleto al ritmo de las flechas. Sin embargo, en los otros dos tipos: Patinar con la barriga y Nadar, el acabado final es bastante decente si lo comparamos con el anterior minijuego. Aún así, hemos podido observar algunos fallos de cliping en el transcurso de alguna prueba de descenso por la nieve, en la que Mumble desaparece del escenario por arte de magia. De todas maneras, es el minijuego con mejor aspecto visual de los tres tanto por la capacidad visual, la grandiosidad de los escenarios, la posibilidad de caminos alternativos al prefijado en el descenso, como por el efecto de velocidad al coger los ítems especiales.

Happy Feet
Happy Feet

Destaca, sin duda, el realismo de la física de los objetos. En múltiples ocasiones cuando vamos descendiendo con Mumble por las colinas de nieve, grandes bloques de hielo van desmoronándose a nuestro paso de forma espectacular. Lo mismo ocurre con aquellos que encontramos debajo del agua en las pruebas sumergidas, por lo que tendremos que tener cuidado a la hora pasar cerca de ellos o perderemos un tiempo muy valioso.

Música & Sonido

Happy Feet

El apartado sonoro de “Happy Feet” su mejor baza. Desgraciadamente, no cuenta con la banda sonora del excelente compositor John Powell (“Shreck”, “X-Men 3: La Decisión Final” o “United 93”) tal y como ocurre en la película. Sin embargo, la partitura del juego ha caído en las habilidosas manos de Philippe Charron, conocido por sus trabajos en el mundo de los videojuegos con “Disciples II: Dark Prophecy”, “Kohan: Immortal Sovereigns” y “Supreme Ruler 2010”. En éste sentido, Charron continúa de forma sublime el espíritu de John Powell con pistas acordes a lo compuesto para el film de Warner Bros. Pictures. Así mismo, el juego cuenta para los minijuegos de baile con las canciones originales de la banda sonora, por lo que Mumble moverá los pies al ritmo de la versión de Brittany Murphy de la canción del grupo Earth Wind & Fire “Boogie Wonderland” o la canción de The Beach Boys “Do It Again”, entre otras.

Happy Feet
Happy Feet

Respecto al audio, encontramos un doblaje a la altura de las circunstancias. Los amantes de las versiones originales echarán de menos a Elijah Wood (Mumble), Robin Williams, Hugh Jackman, Nicole Kidman o Hugo Weaving, pero los más pequeños de la casa agradecerán la incorporación de doblaje a nuestro idioma. Por otro lado, el sonido también mantiene el alto nivel del apartado, con una gran calidad en los efectos que ayuda a suplir en parte la falta de ambición visual de los desarrolladores de A2M. Destacan especialmente los pasos de claque que Mumble realiza al bailar, los cuales están sincronizados con los movimientos de los pies de nuestro joven protagonista.

Conclusión

Happy Feet

Nos encontramos ante un título de corte infantil muy acorde a las últimas novedades del mundo del videojuego basadas en largometrajes de animación por ordenador. “Happy Feet” desgraciadamente es uno de esos juegos del montón que, sin el respaldo de la película, caería en saco roto. No sólo por la falta de imaginación a la hora de abordar un producto de éstas características, sino porque los desarrolladores no se han molestado en realizar un juego que no caiga en la monotonía desde el principio de la partida. Sus tres minijuegos van enlazándose de forma aleatoria con objetivos distintos, pero prácticamente con resultados similares. Es imposible divertir cuando sólo existen tres pruebas (Bailar, Patinar con la barriga y nadar) en una treintena de pantallas. El aspecto más positivo es el sonido, con los dobladores en castellano y las canciones originales que aparecen en la película. Un detalle mínimo que todos los títulos de estas características deberían siempre tener.

Happy Feet

Sin duda, “Happy Feet” es un juego para los más pequeños de la casa. Su escasa variedad de pruebas provocará que pronto nos cansemos de él, pero aún así gustará a los fans de la película y a quienes quieran volver a vivir la historia de Mumble.

(Publicado: 03-12-2006)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s