ANÁLISIS: Need for Speed Carbono: Domina la Ciudad (70)

Estándar

Game Boy Advance domina las calles con Need for Speed Carbono.

Domina la Ciudad

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- Electronic Arts vuelve a la carga con una de sus sagas más famosas. Estamos hablando de “Need for Speed”, la cual vuelve con “Carbono: Domina la Ciudad”, episodio que continúa la estela marcada por “Need for Speed: Most Wanted”, aunque recuperando elementos de los ya clásicos “Need for Speed: Underground”. Estamos ante la versión para Game Boy Aldvance, que nuevamente atraerá a los aficionados a los juegos de carreras y las emociones fuertes.

Domina la Ciudad

Nuestra aventura comienza cuando, en una competición ilegal de velocidad en la que participábamos codo con codo contra nuestro hermano Mick, un desconocido se incorpora a la carrera realizando una extraña maniobra que termina en grave accidente. Tras despertarnos en el hospital, sin recordar exactamente qué ocurrió, la novia de nuestro hermano nos da una mala noticia: Mick no se salvó del grave accidente. Según las investigaciones del grupo de amigos de nuestro hermano, el tercer coche involucrado llevaba un extraño símbolo en una esquina del capó, aunque nadie sabe quién es el piloto.

Domina la Ciudad

Jugabilidad

Domina la Ciudad

Nos embarcaremos en una aventura de conducción en la que tendremos que comenzar a ganarnos el respeto de los ex compañeros de equipo de nuestro hermano. Gracias a sus consejos y a varias carreras de entrenamiento estaremos preparados para descubrir quién es el asesino al que buscamos. Para ello deberemos recuperar los seis territorios perdidos tras la muerte de nuestro hermano y que en la actualidad son propiedad de otras bandas de pilotos: Lucky 7’s, Eastsiders, Syrens, The Corps, Equipo Krimson, y una zona llamada El Reto.

Domina la Ciudad

Si queremos conseguir tal meta necesitaremos reunir un buen coche entre los 15 modelos a elegir (Mazda RX-7, Golf GTI, Chevrolet Cobalt SS, Mitsubishi Eclipse GT, Audi TT 3.2 quattro, Ford Mustang GT, Mazda RX-8, Subaru Impreza WRX Sti, Mitsubishi Lancer EVOLUTION IX, Toyota MR2, Porche Carrera GT, Toyota Supra, Ford GT, Mercedes-Benz SL65 AMG, Aston Martín DB9), aunque al principio sólo dispondremos de los tres primeros. También será vital tener un buen equipo de pilotos que nos ayude a ganar todas las carreras. Ésta es una de las novedades implementadas en la versión Carbono de la saga “Need for Speed”, y que ya habíamos visto en otro títulos de carreras como “Ford Street Racing” (Razorbark, 2006). En éste sentido podremos elegir antes de cada prueba un compañero de equipo. Cada uno de ellos se centrará en un aspecto específico. Tendremos varios tipos, entre ellos Atacante y Lanzador. El primero nos ayudará a la hora de bloquear o dejar fuera de combate a nuestros rivales. Pulsando los dos gatillos de nuestra Game Boy Advance, el Atacante obligará a uno de los contrincantes a salirse de la trazada. Por su parte, el Lanzador realizará labores para conseguir buenos niveles de impulso. Así, cuando le llamemos, se colocará delante nuestro a cierta distancia y gracias al rebufo tendremos una ayudita extra. Según vayamos ganando carreras se nos irán uniendo a nuestro equipo nuevos pilotos.

Domina la Ciudad
Domina la Ciudad

Cada zona de la ciudad contiene una docena de pruebas, entre las que encontraremos carreras a un circuito, competiciones de eliminación, modo cazador o sprint. Cada una de ellas tendrá sus propios objetivos. En el modo Circuito, como su nombre bien indica, tendremos que hacernos con la victoria llegando el primero a la meta tras realizar varios giros a una zona demarcada dentro del territorio. En la competición de eliminación se repiten los mismos esquemas ya vistos en “Need for Speed Underground”. Varios coches recorrerán un circuito a toda velocidad, pero el último que llegue a meta en cada vuelta quedará eliminado, por lo que la carrera continuará mientras queden vehículos en pista. Aquel que sobreviva a todas las eliminaciones será el vencedor. Éste tipo de prueba es bastante complicada, puesto que es necesario no realizar ningún tipo de fallo en la conducción o nos veremos relegados a la cola de carrera. Otra de las modalidades de competición es el modo cazador. El objetivo de ésta carrera es llegar a la meta con el mayor nivel de vida de nuestro coche. Veremos en la parte superior derecha unas barras de colores. Según conduzcamos correctamente o no, la barra irá aumentando progresivamente, aunque si estamos en cabeza, lo hará mucho más rápido. Aquellos golpes que nos demos contra paredes u otros vehículos rebajarán esa vida. El objetivo no será llegar el primero a la meta, sino atravesarla con el mayor nivel de resistencia del vehículo, por lo que en muchísimas ocasiones más que una carrera parecerá un pariente lejano de “Destruction Derby”. En éste sentido los compañeros de equipo Atacantes son una baza importante para poder alzarnos con la victoria. Finalmente, en el modo sprint recorreremos a toda velocidad un tramo específico de los circuitos con el objetivo de demostrar quién es el más rápido en distancias cortas. Normalmente en dicho modo de juego sólo se dispone de una sola vuelta, por lo que habrá que ser rápidos y habilidosos para trazar las curvas de forma precisa.

Domina la Ciudad
Domina la Ciudad

Durante las diferente pruebas, dependiendo de la posición o de cómo quedemos en la clasificación final, nos otorgarán un número determinado de puntos. Mediante estos podremos adquirir nuevas mejoras para nuestro coche, tanto en el rendimiento como en el aspecto visual. Respecto al rendimiento, el juego nos da la posibilidad de mejorar el tipo de frenos, el chasis, el control del vehículo, la unidad motriz, el motor, el escape, la suspensión, el turbo, el tipo de ruedas y la capacidad del nitroso. Si no queremos complicarnos la vida podremos hacer que la CPU realice las mejoras de rendimiento automáticamente. Para ello tendrá en cuenta los puntos obtenidos en las carreras gastándolos en aquello que sea más necesario para las futuras competiciones. En el aspecto visual podemos hacer modificaciones en la aerodinámica del vehículo, cambiándole los kits de carrocería (bigoteras, faldones y traseras), o poniéndole alerones de lo más espectaculares y tomas de aire del capó. También podemos incluir una serie de accesorios, como llantas y lunas tintadas, y cambiarle el color de pintura al coche. Finalmente tendremos cierta variedad de vinilos para colocar sobre la carrocería de nuestro “monstruo de asfalto”, con la intención de dejar a todos nuestros rivales con la boca abierta. Cuantas más mejoras visuales tenga nuestro coche, y teniendo en cuenta el número de victorias conseguidas, nuestro prestigio irá aumentando, haciéndonos poco a poco un hueco entre los mejores pilotos de la ciudad. Pero las mejoras no estarán disponibles desde el inicio de la partida, siendo necesario avanzar en la historia para que vayan desbloqueándose de manera progresiva.

Domina la Ciudad

Uno de los mejores aspectos de “Need for Speed Carbono: Domina la Ciudad” es su jugabilidad. Desde el primer momento podremos ponernos sin problemas al volante de un coche y lanzarnos a toda velocidad por las calles de la gran ciudad. Básicamente tendremos tres botones: acelerador, freno, y freno de mano, aunque éste último lo utilizaremos sólo de vez en cuando. Al principio, el manejo del coche a grandes velocidades resulta un poco complicado, puesto que un pequeño giro de volante puede hacer que nos demos de morros contra un edificio, pero las mejoras que adquiramos en el garaje nos ayudarán a mejorar la estabilidad del vehículo. Aún así, también queremos destacar aspectos negativos de la Inteligencia Artificial de la CPU. En múltiples ocasiones, cuando pedimos la ayuda de nuestros compañeros de equipo, ya sea para deshacernos de un rival o para conseguir un buen rebufo, el otro piloto de nuestro equipo nos rozará con su coche, haciéndonos perder la estabilidad y, en ocasiones, provocando un accidente, lo cual nos llevará a perder todas las posibilidades de alzarnos con la victoria.

Gráficos

Domina la Ciudad

“Need for Speed Carbono: Domina la Ciudad” continúa la línea gráfica marcada por los anteriores títulos de la saga aparecidos en Game Boy Advance. Recupera todos los elementos positivos vistos en “Most Wanted”, aunque dejando sin pulir ciertos aspectos negativos de episodios previos. El juego cuenta con dos cámaras a la hora de ponernos en el asiento del piloto. La primera de ellas, y la predeterminada por el juego, es una vista de persecución, con la cual veremos el escenario de manera amplia y el coche por completo desde atrás. Si escogemos esta opción, durante el transcurso de las carreras observaremos ciertos puntos de pixelado y popping. Asimismo, la segunda vista es la más espectacular de todas, ya que la cámara está situada en el parachoques de nuestro coche, casi rozando el asfalto. Mediante esta visión, el juego gana velocidad y espectacularidad, diluyendo los fallos anteriormente citados.

Domina la Ciudad
Domina la Ciudad

La ambientación nocturna que ofrece “Need for Speed Carbono: Domina la Ciudad” en las versiones para las plataformas de sobremesa se ha mantenido en la portátil de Nintendo. En éste sentido podemos observar que tanto el cielo como el horizonte no varían de color en ningún momento. Del mismo modo, para dotar de cierta iluminación a los trazados se han agregado texturas de colores más claras y brillantes que crean un efecto bastante inusual que no ayuda en la ambientación. Por su parte, los edificios de la gran ciudad siguen repitiéndose hasta la saciedad en una especie de bucle infinito de texturas.

Domina la Ciudad

Aunque los circuitos han ganado en complejidad y en variaciones respecto a los anteriores títulos de la saga, habrá ocasiones en las que no sepamos distinguir si la siguiente curva a trazar es hacia la izquierda o la derecha. Y parte de culpa la tiene la poca variación de elementos visuales que nos avisan del lugar hacia el cual debemos girar. La flecha a modo GPS que aparece durante el transcurso de la carrera, cuando llegamos a una curva a más de 100 Km/h, es insuficiente para poder conseguir una buena trazada. Por otro lado, el modelado de los vehículos está bastante conseguido, ya que con un simple vistazo podemos distinguir entre los 15 modelos incorporados en el cartucho. Desgraciadamente, éstas maquinas de acero son indestructibles, por lo que no sufrirán ningún tipo de deformación cuando nos choquemos. Las variaciones visuales en nuestros coches serán puramente anecdóticas si las comparamos con las que podemos ver en sistemas de sobremesa. Comprensible, al fin y al cabo, dada la gran diferencia de potencial entre las máquinas.

Domina la Ciudad
Domina la Ciudad

Finalmente, destacar que en el modo Campeonato aparecerán multitud de ilustraciones de calidad. Entrarán en escena para representar las conversaciones, muchas de ellas destinadas a darnos información sobre la historia en la cual estamos sumergidos. Todo en perfecto castellano.

Música & Sonido

Domina la Ciudad

“Need for Speed Carbono: Domina la Ciudad” cumple en cuanto a sonido se refiere. Una vez más, la música vuelve a ser marca de la casa. El tema principal, de corte techno-urbano suena a una calidad bastante buena, aunque sólo esté formado por pequeños segundos de sonido unidos entre sí para realizar un bucle infinito. Por desgracia, no podemos decir lo mismo de la calidad de los efectos de sonido. Han sido reutilizados los mismos que fueron usados en anteriores juegos de la saga, por lo que si tenemos alguno de los “Need for Speed” pasados de Game Boy Advance oiremos los mismos sonidos a la hora de “picar rueda”, derrapar con el coche, frenar en las curvas o golpearnos contra los muros. Tampoco se han tenido en cuenta las diferencias sonoras en lo que respecta a los motores de los 15 vehículos disponibles en el juego.

Domina la Ciudad

Conclusión

Domina la Ciudad

El potencial de Game Boy Advance ya llegó a su límite con las anteriores entregas de “Need for Speed”, por lo que a partir de ahora es normal encontrar pocos cambios. Esto implica que volvemos a ver detalles positivos, pero también negativos, sumados todos en una nueva historia. Se agradece la incorporación del sistema de compañeros, y el guión llama la atención lo suficiente para dedicarle un tiempo, pero no sorprende. Por suerte, y aún con defectos como fallos en la IA o errores gráficos, “Need for Speed Carbono: Domina la Ciudad” tiene un gran punto a su favor: engancha desde el primer momento. No sólo por la sencillez de su manejo y por las posibilidades a la hora de tunear el coche, sino porque desde la primera partida es capaz de hacerte sentir como el rey del asfalto. Si sólo tienes una Game Boy Advance y quieres tu dosis anual de “Need for Speed”, échale un vistazo.

(Publicado: 15-12-2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s