ANÁLISIS: Ratonpolis (64)

Estándar

Una gran aventura en las cloacas de Londres.

Ratónpolis

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- El pasado 1 de diciembre de 2006 se estrenó en España la nueva película de la productora Dreamworks “Flushed Away”, que ha llegado a las pantallas de nuestros cines bajo el nombre de “Ratónpolis”. Nuevamente, la empresa de Steven Spielberg, Jeffrey Katzenberg y David Geffen ha colaborado con Aardman Studios para la creación de éste film tal y como hicieron con “Wallace & Gromit – La Maldición de las Verduras”. En éste sentido, “Ratónpolis”, aún habiendo sido realizada completamente por ordenador, mantiene el aspecto visual del estudio de animación británico.

Como no podía ser de otra forma, las navidades son unas fechas perfectas para que las desarrolladoras de videojuegos también pongan a la venta sus últimos trabajos, y si están basados en una película recién estrenada mejor que mejor. En ésta ocasión nos encontramos con la versión para Paystation 2 de la película antes citada. La primera impresión que un jugador puede llevarse al leer estas líneas es que estamos ante un título flojo que intenta aprovechar el tirón del estreno de la película en cuestión, tal y como ha ocurrido en muchas otras ocasiones. Ésta vez permitiros el beneficio de la duda, puesto que “Ratónpolis”, incluso con los patrones de juegos basados en filmes, se desmarca de lo visto en anteriores productos con características similares.

Jugabilidad

Ratónpolis

Durante el juego reviviremos las aventuras de Roddy St. James, un ratón doméstico que vive sin problemas en una lujosa mansión. Pero la inesperada visita de una rata de alcantarilla llamada Sid le llevará a conocer el mundo subterráneo donde encontrará una metrópolis “ratuna” bajo el suelo de Londres. Su mayor objetivo será intentar salir de ese agujero lo antes posible y volver a su cómoda vida. En la búsqueda del camino que le lleve de vuelta a casa conocerá a Rita, una trepidante y valerosa aventurera. Los dos deberán escapar del malvado Sapo, un batracio que odia a todos los roedores y cuyo máximo deseo es congelar todo Ratónpolis.

Ratónpolis

Comenzaremos la aventura manejando a Roddy en su vivienda, en un tutorial donde aprenderemos todos los movimientos básicos de nuestro protagonista: saltar, atacar con una aguja de coser, deslizarse y escalar…, y que posteriormente no pararemos de realizar a lo largo de la aventura. Tras viajar a las profundidades de Londres tendremos que realizar una serie de misiones por las alcantarillas, túneles subterráneos y tuberías, esquivando todo tipo de trampas y saltando de plataforma en plataforma mientras eliminamos arañas y babosas. Lo verdaderamente increíble es que “Ratónpolis” esquiva uno de los mayores problemas que suelen tener éste tipo de juegos: la repetición de situaciones. Tampoco vamos a negar que en contadas ocasiones sí que hemos tenido sensación de deja vú, pero prácticamente las podemos contar con los dedos de las manos.

Ratónpolis

A ésta variedad ayuda, cómo no, la posibilidad de jugar con Rita en ciertas misiones. La chica de la película es una ratita de armas tomar que posee habilidades distintas a las de Roddy. Rita utiliza un clip como gancho para alcanzar ciertas zonas como si fuera un ninja, al más puro estilo “Tenchu”. Sus misiones mezclan el sigilo con las plataformas, en contraposición al protagonista principal del juego, quien tiene un mayor número de enfrentamientos directos. Aparte de las diferencias entre los personajes también encontraremos misiones que se alejan totalmente del género platafórmico, puesto que podremos navegar a toda velocidad con una lancha rápida por los desagües de Londres o deshacernos de nuestros enemigos con una ballesta al más puro estilo FPS.

Ratónpolis

Asimismo, viajaremos por una docena de niveles en los que aquellos dedicados totalmente a las plataformas tienen una duración bastante amplia. Están divididos en pequeños escenarios que deberemos atravesar para poder llegar hasta el siguiente punto de control. Nuestros protagonistas no tienen una cantidad limitada de vidas, por lo que si perdemos todas las perlas situadas en la parte superior izquierda de la pantalla en forma de vida, volveremos al último punto de control. Por el camino encontraremos varias burbujas de colores que nos darán mayor impulso en los saltos. También iremos recogiendo libras esterlinas con las que podremos comprar extras, como imágenes de la película. Por otro lado, además de las misiones principales será posible realizar varios trabajitos para los habitantes de Ratónpolis, como salvar a los niños de una posible inundación. El juego, desgraciadamente, no incluye modo Cooperativo para dos jugadores.

Gráficos

Ratónpolis

El videojuego desarrollado por Monkey Bar Games cuenta con un apartado gráfico bastante normalito en comparación con otros títulos aparecidos dentro del género. Aún así, recoge fielmente el aspecto visual característico del los estudios Aardman, aunque salvando las distancias con lo visto en las salas de cine. Roddy, Rita, Sapo o sus ‘esbirratas’ cuentan con un mejor modelado y un mayor número de polígonos si los comparamos con los demás elementos que componen el universo de “Ratónpolis”, así como con el mundo subterráneo de las cloacas. En éste sentido, existe una brecha visual entre estos dos aspectos. Asimismo, los dos principales protagonistas de la aventura disponen de una gran variedad de movimientos a la hora de salvar todos los obstáculos que encuentren por el camino. Un pequeño detalle que se echa en falta es la posibilidad de que Roddy y Rita puedan correr un poco más rápido, puesto que a veces moverse de un lugar a otro por los espacios libres puede resultar algo tedioso.

Uno de los detalles que menos nos ha gustado es el sistema que el juego utiliza para enlazar la historia. Cuando revivamos momentos específicos de la película el juego unirá las diferentes fases con capturas sacadas del propio film en vez de con un vídeo. Tal recurso deja bastante que desear y da una mala impresión ante el jugador. Afortunadamente, en otras ocasiones la unión entre misiones o situaciones se realizará con el mismo motor del juego, por lo que el ritmo de partida no disminuirá en ningún momento.

Música & Sonido

Ratónpolis

A muchos melómanos les hubiera gustado poder contar en el videojuego con la partitura del compositor Harry Gregson-Williams, tal y como ocurre con la versión para la gran pantalla. Como todo no es posible en ésta vida, la adaptación de “Ratónpolis” ha contado con la colaboración de dos grandes maestros de la música para videojuegos como son Rod Abernethy y Jason Graves. Para aquellos que no sepan de quienes estamos hablando sólo diremos que han realizado la banda sonora de títulos como “Rayman 4”, “Tiburón”, “Blazing Angels” o “Star Trek: Legacy”, “Star Trek: Tactical Assault” y “Star Trek: Encounters”. La música orquestal creada para ésta ocasión se diferencia de lo compuesto por Gregson-Williams, pero sin abandonar el dinamismo y los retazos de acción de la composición original, consiguiendo elevar el nivel de tensión de los jugadores durante la partida a base de melodías rítmicas.

Ratónpolis

Por otro lado, aquellos que hayan visto la película quedarán decepcionados al observar que no se mantienen las voces del doblaje al castellano de los personajes de “Ratónpolis”, por lo que no escucharemos a Fele Martínez como Roddy, María Esteve en el papel de Rita, o a Javier Gurruchaga interpretando a El Sapo. Pero tampoco escuchamos a los actores de doblaje en la versión original con Hugh Jackman, Kate Winslet o Ian McKellen. Aún así, la localización a nuestro idioma está realizada con gran calidad y profesionalidad, algo que siempre se debe tener en cuenta.

Conclusión

Ratónpolis

“Ratónpolis” es un juego de plataformas que atraerá a los aficionados al género, tanto por sus variadas situaciones, como por la dificultad que ofrece en algunos momentos a la hora de afrontar los retos. Aunque el equipo de Monkey Bar Games se ha esforzado, ha dejado una gran brecha insalvable en el apartado gráfico del título, puesto que actualmente la consola de Sony puede ofrecer una mayor calidad. Aún así, éste factor negativo se va diluyendo según vamos avanzando en la aventura, puesto que estaremos más pendientes de intentar avanzar sin errar que en disfrutar del “paisaje”. Nuestra recomendación es dar una pequeña oportunidad al videojuego basado en esta película de animación, teniendo siempre en cuenta qué es lo que tenemos entre manos y a qué estamos jugando. Es entonces cuando nos daremos cuenta de que el título esconde más de lo que a priori parece ofrecer. Sin llegar a ser una joya dentro del género de las plataformas, “Ratónpolis” tiene cualidades suficientes para hacerse un pequeño hueco en nuestra colección particular. Especialmente si somos aficionados a este género en particular o si hemos disfrutado con la película de animación de mismo nombre.

(Publicado: 10-01-2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s