ANÁLISIS: Children of Mana (86)

Estándar

La Espada Sagrada y el Árbol de Mana llegan a la portátil de Nintendo.

Children of Mana

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- Los creadores de “Final Fantasy” vuelven a la carga con un nuevo Action RPG en exclusiva para nuestra Nintendo DS. Se trata de “Children of Mana”, el primero del proyecto World of Mana y que ha sido desarrollado por Square Enix bajo la supervisión de Koichi Ishii, artífice y creador de la saga “Seiken Densetsu”. Tenemos que echar la vista hacia atrás en el tiempo hasta el año 1991 para dar con el primer capitulo de “La leyenda de la Espada Sagrada” (Seiken Densetsu) que salió para la consola Game Boy de Nintendo bajo el nombre original “Seiken Densetsu: Final Fantasy Gaiden”. En Estados Unidos fue renombrado como “Final Fantasy Adventure”, mientras que en Europa apareció como “Mystic Quest”. El juego creado por Ishii abandonaba algunos rasgos característicos de la serie “Final Fantasy”, como el sistema de turnos en los combates para dar paso a lo que se conoce como “live action battle” (combates en tiempo real), que tiene a Zelda como su máximo exponente.

Children of Mana

Dos años después, en 1993, fue lanzado para Super Famicom (Super Nintendo) la segunda parte de este título bajo el nombre “Seiken Densetsu 2”, a quien conoceríamos por “Secret of Mana”. Tal fue el éxito que obtuvo ésta continuación que apareció una tercera parte también en SNES. Sin embargo, no fue distribuida más allá de las fronteras niponas. Los fans de la serie tuvieron que esperar hasta el año 2000 para ver una nueva entrega de la serie: “Seiken Densetsu” para Playstation, también conocido como “Legend of Mana”, que daba un salto cualitativo en todos sus aspectos. Finalmente, en el año 2003, la saga de Mana volvía a sus orígenes portátiles con “Sword of Mana”, en la que los usuarios de Game Boy Advance revivían en forma de ‘remake’ el primero de los títulos de la serie.

Children of Mana

Finalmente llegamos hasta “Children of Mana” (“Seiken Densetsu DS: Children of Mana”), la última entrega de la popular saga, que fue lanzada en Japón en marzo de 2006 para la portátil de doble pantalla de Nintendo. Sin embargo, a Europa nos ha llegado finalmente el 12 de enero, tras recorrer todo el globo terráqueo. Como bien hemos dicho al inicio, “Children of Mana” es el primero de los juegos de la serie World of Mana en los que la desarrolladora Square Enix está actualmente trabajando. Por lo que pronto veremos una nueva aventura para PlayStation 2 (“Secret of Mana 4”) y para Nintendo DS (“Heroes of Mana”). Tenemos saga de Mana para rato.

Jugabilidad

Children of Mana

En tiempos remotos, existía una pequeña isla llamada Ilusia que flotaba en el mismo centro del mundo. En medio de éste archipiélago se elevaba altivo un grandioso árbol llamado el Árbol de Mana. Se dice que su poder era capaz de mantener a todo el planeta. Cuando un día, el poder que encierra el árbol comienza a desaparecer, surgen de nuevo viejos monstruos que no se veían desde el último cataclismo. Tras estos acontecimientos se encuentra una fuerza diabólica que quiere hacerse con el control del Mana así como del Mundo. Sólo cuatro jóvenes, con la ayuda de la Espada Sagrada, podrán hacer frente al futuro incierto que se cierne sobre el planeta.

Children of Mana

Éste es el punto de partida de “Children of Mana”, que dará paso a la selección de personaje. Ferrik es un joven de 15 años de edad que perdió a toda su familia en el gran cataclismo que asoló la isla de Ilusia. Podemos considerar al chaval como el personaje principal del juego, por lo que es bastante equilibrado si nos fijamos en sus habilidades. Sin embargo, también disponemos de otros personajes, como Tamber, una chica de 16 años de edad, ducha en el arte del tiro con arco, y a quien le gusta realizar acrobacias y bailar. Como Ferrik, también perdió a sus familiares en el cataclismo, trasladándose poco después a Ilusia junto a otros supervivientes. Por otro lado, nos encontramos con Poppen, un mago de tan sólo nueve años, que no teme a nada ni a nadie. Huérfano desde una edad muy temprana, Ferrik y Tamber son su única familia. Está especializado en hechizos de ataque, frente a su debilidad en los combates cuerpo a cuerpo. Todo lo contrario que Viajero, un guerrero de la raza niccolo que se caracteriza por su potencia física, así como por su lealtad y su gran compasión. Tras seleccionar uno de los personajes podremos escoger algunas características físicas, como el color del cabello para Ferrik (naranja, verde, azul o plateado), el vestido de Tamber (rojo, blanco, rosa o azul), la túnica de Poppen (amarilla, blanca, azul o roja) y el sombrero de Viajero (verde, azul, turquesa o marrón). De todos modos, ésta personalización no afecta para nada al juego puesto que en las conversaciones que se desarrollan durante la partida, nuestro personaje aparecerá con su color original.

Children of Mana

En la aventura no estaremos totalmente solos. Nos acompañarán diversos espíritus que representan la personificación del Mana: la energía o el poder que sustenta el mundo. Cada uno de ellos tiene sus propias características y permiten al personaje realizar ciertos hechizos. Sólo podremos elegir uno de los ocho espíritus para que nos acompañen. Aún así, durante el transcurso de la partida podremos ir cambiándolos sin ningún problema. Entre los ocho tendremos a Salamandra (fuego), Duende (tierra), Driada (madera), Lúmina (luz), Ondina (agua), Céfiro (viento), Astro (luna) y Umbra (oscuridad).

Children of Mana

Como buen Action RPG, los combates son en tiempo real, por lo que para eliminar a los enemigos tendremos que asestarles un montón de golpes hasta vaciar sus puntos de vida. Para ello contaremos con cuatro armas: espada, mangual, arco y martillo. Cada una de ellas tiene sus propias características de velocidad, tipo de ataque y daño. Pulsando el botón A de nuestra Nintendo DS usaremos el arma principal. Mientras que si lo hacemos pulsando X atacaremos con la secundaria. Durante la partida podremos cambiar en cualquier momento de armas, con tan sólo pulsar el gatillo derecho. Hay que tener en cuenta que cada arma tiene varios ataques dependiendo si pulsamos de forma reiterada el botón o si lo mantenemos pulsado. En éste caso, la espada nos permitiría bloquear los ataques de los enemigos; el arco lanzar unas notas musicales que atontan a los rivales; el mangual atraer objetos o enemigos, y el martillo crear una onda de energía que golpea y atonta a los villanos.

Children of Mana

Otro de los elementos que afecta directamente a nuestro estilo de combate es la Furia. En la parte inferior derecha de la pantalla veremos unos diamantes. Siempre que golpeemos a los enemigos o estos nos hieran, se irán iluminando de forma progresiva. Al alcanzar su máximo esplendor, pulsando Select, nuestro personaje entrará en modo Furia. Durante un tiempo limitado se multiplicará nuestra velocidad, así como la potencia de ataque y el daño que infligimos. También modifica el tipo de ataque secundario, haciéndolo mucho más devastador. Así, con la espada nos lanzaremos de forma violenta contra los enemigos; el mangual girará por encima de nuestra cabeza aumentando su alcance y su daño; el arco lanzará tres flechas a la vez, y finalmente con el martillo nuestro personaje girará con el, emulando a los atletas olímpicos en la categoría de martillo, llevándose todo lo que encuentre por el camino.

Children of Mana

Durante el juego tendremos la posibilidad de mejorar nuestras capacidades físicas y psíquicas gracias a unas gemas que colocaremos en un objeto llamado ‘matriz de gemas’ del profesor Proyectil, un experto en éste tipo de materias. Cada una de ellas se identificará por el color, por lo que las gemas rojas mejorarán aspectos ofensivos y las amarillas, aumentarán la capacidad defensiva así como la destreza. Las de color azul nos subirán valores, como la inteligencia o los Puntos de Magia, mientras que las púrpuras influyen directamente en la Furia y en los ataques especiales. Además, tendremos las gemas verdes, que contrarrestan las alteraciones que podemos sufrir y las naranjas que mejoran los aspectos de los objetos y los puntos de experiencia. Finalmente encontraremos las gemas negras, también llamadas “impuras”, las cuales nos otorgarán ciertos beneficios a cambio de empeorar otros aspectos de nuestro personaje.

Children of Mana

Los ayudantes del profesor Proyectil serán capaces de mezclar distintas gemas para crear algunas totalmente diferentes, con nuevas posibilidades. Eso sí, tendremos que tener en cuenta el espacio de la ‘matriz de gemas’ (que se irá ampliando poco a poco según vayamos avanzando en la historia), jugando con los huecos para conseguir colocar la materia que nos parezca más adecuada con nuestro estilo de lucha. Por otro lado, podemos hacer uso de varios anillos que podremos adquirir en la tienda o que encontraremos por las distintas mazmorras. Éste tipo de objeto mágico aumentará nuestros puntos de inteligencia, mejorando las capacidades mágicas del personaje.

Children of Mana

A lo largo de la aventura también encontraremos escondidos dentro de vasijas o entre las plantas varios objetos que nos ayudarán a recuperar los puntos de vitalidad perdidos en los combates, además de otros que curan las alteraciones producidas por los ataques de los enemigos. El sistema utilizado en “Children of Mana” es muy sencillo e intuitivo. Con el botón Y de la consola tendremos acceso directo al primer elemento de curación. Por lo que si nos vemos apurados, podremos pulsarlo rápidamente sin tener que entrar en engorrosos menús. Sin embargo, si deseamos cambiar a otro tipo de objeto, pulsaremos el gatillo izquierdo de la consola accediendo al menú de objetos y seleccionamos uno de ellos adjudicándole el botón Y para su uso durante el combate.

Children of Mana

Completan el equipo del protagonista una cuerda mágica, regalo de Moti el alcalde de la Aldea Mana y nuestro mentor en el arte de la lucha. Ésta soga nos permitirá salir inmediatamente de las mazmorras o de la fase en la que nos encontremos, volviendo directamente a la Aldea de Ilusia. Si hacemos uso de éste objeto perderemos todos los avances realizados en el dungeon, por lo que luego tendremos que realizarlo desde el principio. Aún así, es una herramienta perfecta para huir del lugar cuando las cosas se ponen feas. Otro de los objetos que llevaremos encima es un pequeño tamboril que sirve básicamente para llamar a Flammie, una especie de dragón volador que nos transportará a los diferentes puntos del planeta. Para poder llevar encima todas las armas, armaduras, anillos, gemas, objetos mágicos,… contaremos con una mochila. Al inicio de la aventura no tendrá mucha capacidad (cuatro objetos de cada), por lo que es indispensable hacerse con una mucho más grande lo más rápido posible.

Children of Mana

En cuanto al aspecto argumental, “Children of Mana” se aleja de la tónica a la que estamos acostumbrados con los RPGs. En éste caso, el juego desarrollado por Square Enix se convierte en un compendio de mazmorras, con millones de enemigos a batir hasta llegar al jefe final de turno. Tras eliminarle se nos abrirán las puertas del argumento con un nuevo objetivo que cumplir. El aspecto de “la búsqueda de pistas para encontrar el camino correcto” visto en otros títulos de rol tanto para Nintendo DS como para otras plataformas no existe en “Children of Mana”, por lo que los jugadores que deseen su dosis de rol puro y duro se verán ciertamente decepcionados.

Children of Mana

Aún ajustándose a la historia principal, la duración del juego no cae de forma estrepitosa, ya que el nivel de dificultad es bastante apropiado, por lo que tendríamos bastantes problemas incluso a la hora de atravesar una simple mazmorra. Para aumentar su vida de juego, el título cuenta con un número importante de misiones alternativas. En algunas ocasiones, los ciudadanos de la Aldea Mana nos pedirán que realicemos encargos para ellos a cambio de un objeto especial, un arma nueva o simplemente por dinero. Los objetivos de éstas misiones serán variados: desde eliminar a todos los enemigos de un dungeon, hasta recuperar cierto objeto o acabar con determinado monstruo. A parte de los ciudadanos de la Aldea Mana, en uno de los establecimientos (en la tienda de Dudbear) podremos comprar diferentes encargos. Éste sistema de misiones secundarias nos ayudará a ir aumentando nuestro nivel gracias a los puntos de experiencia que conseguiremos. Del mismo modo, será posible acceder a ciertos objetos limitados a un mínimo de experiencia.

Children of Mana

Uno de los detalles más destacados de “Children of Mana” es la inclusión de un modo multijugador. Para ello, deberemos contar con otros tres amigos o familiares que dispongan de su propio cartucho del juego desarrollado por Square Enix. Los cuatro jugadores utilizarán la conexión inalámbrica de Nintendo DS para jugar. Podemos hacer que visiten nuestro mundo, así como ir nosotros el suyo. En éste caso, sólo aquel que haga de servidor podrá elegir la misión a completar entre los cuatro. Lo más curioso es que en “Children of Mana” las partidas multijugador no se diferenciarán de la trama principal del juego, por lo que si alguna de las zonas o un enemigo específico nos pone las cosas complicadas, podremos llamar a otros tres jugadores más para superar el desafío. Cada uno de ellos podrá utilizar el personaje con el que está jugando en su partida original. La partida será en tiempo real y todos los personajes estarán en la misma pantalla. Cómo no, jugar en modo multijugador también nos permitirá obtener objetos que en el modo solitario jamás podremos conseguir.

Gráficos

Children of Mana

El estilo visual de “Children of Mana” es uno de los mejores vistos hasta el momento en la portátil de doble pantalla de Nintendo. En todo momento seremos testigos de la gran paleta de colores que dispone este título, introduciéndonos en un mundo que rebosa vida por cada uno de sus poros. Artísticamente todos los escenarios parecen como si hubieran sido pintados a mano, con un gran número de detalles que ayudan a conseguir una sensación de profundidad en todo el aspecto del juego. Un claro ejemplo de lo comentado es la Aldea Mana, el punto neurálgico de “Children of Mana”. Sin embargo, creemos que ésta perfección queda un poco diluida en las mazmorras que tendremos que visitar durante el transcurso de la aventura, a causa de diversos elementos escenográficos que se van repitiendo. Tanto los protagonistas de la aventura como los enemigos cuentan con un diseño bastante notable, adornados con un pequeña pincelada de humor. Uno de los detalles que más nos ha llamado la atención es que aunque la pantalla esté a rebosar de enemigos, la velocidad del juego no caerá en ningún momento, algo que los jugadores agradecerán de corazón. Asimismo, los jefes finales de cada mazmorra serán enormes, muy acorde a lo visto en otros títulos de la saga “Seiken Densetsu”. De todos modos, no nos tendremos que acobardar por su gran tamaño, puesto que no son muy complicados de abatir.

Children of Mana

Tanto nuestro personaje como los miembros de la Aldea Mana destacarán en las escenas conversacionales gracias a los dibujos en 2D con todo lujo de detalles que poblan cada una de las charlas del juego. Tampoco podemos olvidar las escenas de anime que encontraremos durante el juego, así como al inicio de la partida a modo de introducción. Desearíamos que fueran mucho más largas, aunque ya sólo por el hecho de poder disfrutar de ellas es todo un lujo.

Música & Sonido

Children of Mana

La música de “Children of Mana” simplemente es maravillosa, ya que nos traslada a un mundo de ensueño gracias a melodías suaves y alegres con gran sonoridad, y donde los instrumentos de viento y cuerda sobresalen en el conjunto general. Destaca por encima de todo el tema utilizado en las mazmorras de la Torre de Mana gracias a su pegadizo y rítmico sonido central. Gran culpa de la banda sonora es de los compositores Kenji Ito (saga “Seiken Densetsu” y “Romancing SaGa”), Masaharu Iwata (“Final Fantasy Tactics”) y Takayuki Aihara (“Drakengard”).

Los efectos de sonido del título desarrollado por los chicos de Square Enix cumplen su función de forma notable. Puede que en algunos momentos, ciertos sonidos repitan clichés vistos en otros títulos dentro del género de los RPG, pero aún así, adornan de forma más que correcta el conjunto del producto. Otro detalle destacado es la incursión de pequeños gritos a la hora de combatir con nuestro personaje. Sin embargo, a veces es inaudible durante el transcurso de una batalla al ahogar su voz en un mar de efectos de sonido.

Conclusión

Children of Mana

“Children of Mana” es un juego mimado desde el principio hasta el final. El diseño de los personajes, los escenarios, la composición musical,… todo está cuidado hasta el mínimo detalle. De todas maneras, el aspecto que más críticas puede llevarse por parte de los jugadores es el excesivo componente de acción y la falta de un argumento profundo y enrevesado. Esto puede deberse a que los aficionados a los juegos de rol estaban a la espera de un título que les sacase de la sequía en DS de productos de componente RPG. Otro aspecto negativo a destacar es la posibilidad de que “Children of Mana” termine repitiéndose demasiado en sus planteamientos y objetivos, a causa de su planteamiento argumental. Por ello, la inclusión de misiones alternativas y el modo multijugador local ayuda a aplacar ésta sombra que se cierne sobre el juego de Square Enix. En definitiva, uno de los mejores títulos disponibles a día de hoy para la consola Nintendo DS, por lo que recomendamos encarecidamente su adquisición.

(Publicado: 26-01-2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s