ANÁLISIS: Wario Master of Disguise (63)

Estándar

El antihéroe de Nintendo vuelve a DS.

Wario Master of Disguise

Por Julen Zaballa “Asadapi”.- El antihéroe más famoso de Nintendo vuelve a la carga con un nuevo título para la consola portátil de doble pantalla. En esta ocasión el orondo Wario deja de lado los títulos centrados únicamente en los minijuegos como “Wario Ware: Smooth Moves” (Wii), “Wario Ware Inc. Touched!” (DS), o “Wario Ware, Inc” (GameCube) para recuperar el género de plataformas que lo impulsó a la fama en Game Boy y Game Boy Advance. Desarrollado por Suzak, “Wario: Master Of Disguise” es un intento de aunar todas las características que han llevado al ambicioso Wario al éxito, mezclando obstáculos, puzzles, el uso de la pantalla táctil y los más variopintos disfraces.

Wario Master of Disguise

Nuestra historia comenzará en el salón de casa de Wario. El antihéroe protagonista se encuentra viendo en la televisión el último show del mejor ladrón de todos los tiempos, Ciclón Argénteo, protagonizado por el alter ego del conde Pannoli, cuando se le ocurre un maquiavélico plan para hacerse rico: colarse en el programa y apoderarse de todos los tesoros. Para ello, Wario inventará un alucinante “telecasco” con el que se transportará hasta la televisión, rumbo al plató del programa. En su primer viaje, Wario aterriza sobre la cabeza del conde Pannoli, robándole una varita mágica de nombre Simón con la que podrá transformarse en diversos personajes que le ayudarán en su avariciosa aventura.


Jugabilidad

Wario Master of Disguise

“Wario: Master Of Disguise” nos llevará a superar diversos retos distribuidos a lo largo de diez fases. Las plataformas serán constantes durante el transcurso de la partida. Sin embargo, durante el juego varios obstáculos nos obligarán en más de una ocasión a tener que hacer uso de los disfraces que nos ofrece la varita mágica Simón. Ella nos ayudará a transformarnos en Caco Wario, Cosmo Wario, Picto Wario, Doc Wario, Chispa Wario, Capi Wario, Draco Wario y Demo Wario. Para poder hacer uso de estos disfraces tendremos que utilizar nuestro stylus y dibujar un símbolo en la pantalla táctil. Para el Caco Wario trazaremos una “uve” sobre el orondo cuerpo del protagonista. En el caco de Cosmo Wario, un círculo sobre la cabeza emulando el casco de astronauta, para de ésta forma poder hacer uso de su pistola de rayos. Doc Wario una lupa, para que pueda descubrir los secretos más ocultos. Picto Wario un cuadrado en forma de lienzo, con el objetivo de poder crear con varias pinceladas desde bloques de granito hasta puertas. A la hora de convertirnos en Chispa Wario nada mejor que trazar un rayo para que ilumine las estancias oscuras. En el caso de Capi Wario habrá que dibujarle una proa sobre su barriga para que pueda surcar las aguas. Si trazamos una cola a Wario se convertirá en Draco Wario, quien podrá lanzar un aliento de fuego (gracias a su afición a comer ajos) y destruir bloques. Y finalmente, para utilizar el disfraz de Demo Wario habrá que dibujar un ala sobre la espalda del personaje. De ésta manera el protagonista de la aventura podrá elevarse por los aires hasta el infinito y más allá siempre que tengamos aire en los pulmones, porque tendremos que soplar sobre el micrófono de nuestra Nintendo DS. Y Wario no es que esté especialmente delgado… Además, podremos ir mejorando los disfraces hasta tres niveles gracias a unas gemas especiales de color amarillo, plateado, naranja, verde, negro, azul, rojo y rosa. Mediante éstas transformaciones nos será mucho más fácil superar algunas de las situaciones del juego. E incluso tendremos que realizar varias transformaciones seguidas si queremos avanzar en la partida.

Wario Master of Disguise

No podemos olvidar que el objetivo de Wario es hacerse con todo el botín del juego. Normalmente encontraremos todos los objetos de valor escondidos en cofres. Cada uno tendrá su color. Los de rojo nos darán todo tipo de objetos. Los verdes contienen disfraces nuevos, productos energéticos que otorgan vida extra o las perlas que mejoran el nivel de los disfraces. Finalmente los cofres morados esconden mapas u objetos necesarios para avanzar la partida (una llave por ejemplo).

Sin embargo, lo que en un principio parecía una misión sencilla basada en arramblar con todos los objetos de valor mientras damos esquinazo al conde Pannoli, se convierte en una carrera contrarreloj por conseguir cinco trozos de una misteriosa piedra, cuya leyenda cuenta que quien la posea podrá pedir un deseo. Tan fuerte será la avaricia de Wario y el conde Pannoli que lucharán a brazo partido uno contra el otro para conseguir cada parte de la misteriosa piedra. Estos combates cara a cara los viviremos directamente en las pantallas de nuestra DS al más puro estilo “enemigo final de pantalla”.

Wario Master of Disguise

Como bien hemos comentado al inicio del análisis, “Wario: Master Of Disguise” es un título de plataformas atípico, gracias a la inclusión de pequeños puzzles y minijuegos a la hora de abrir los cofres que encontraremos por el camino. Los jueguecitos no serán muy complicados, pero nos pondrán a prueba el pulso, la agilidad mental, nuestra memoria, o los reflejos. Desgraciadamente, el juego no cuenta con una gran variedad de pruebas, además de hacer mella la falta de penalización en el caso de no superar los puzzles, ya que podremos volver a intentarlo una y otra vez hasta que los superemos.

Uno de los detalles que menos nos han gustado es su control. Con la mano izquierda moveremos la cruceta de la consola de doble pantalla, mientras que con la derecha usaremos el stylus, ya que el 90% del tiempo de partida haremos uso de las capacidades táctiles de la máquina y del juego. Si somos zurdos el manejo de Wario se hará con los botones. Éste estilo afecta negativamente en la jugabilidad y en el ritmo de la partida, puesto que cada dos por tres tendremos que pararnos para hacer uso de los dichosos disfraces.

Gráficos

Wario Master of Disguise

Gráficamente hablando, “Wario: Master Of Disguise” cuenta con una paleta de colores variada que lo hace atractivo a los ojos del jugador. Está realizado totalmente en 2D, aunque cuenta con varios niveles de profundidad que acrecientan la sensación de que nos estamos moviendo en un universo 3D. Nuestro protagonista luce un diseño que acerca al estilo visto en “Wario Ware: Smooth Moves”, alejándose de sus primeras incursiones en la saga Wario Land de Game Boy. Además, el antihéroe de Nintendo cuenta con una cantidad importante de frames que ayudan a que sus movimientos sean fluidos. Sin embargo, no podemos decir los mismo de los enemigos, puesto que estos dejan muchísimo que desear. Por otro lado, los puzzles y minijuegos son visualmente sencillos y cumplen a la perfección. Durante la partida veremos en ciertas ocasiones gráficos prerrenderizados. Especialmente en los momentos de enlace entre fase y fase. Eso sí, tampoco son la octava maravilla del mundo, y sabemos que Nintendo DS puede dar más de sí.

Música & Sonido

Wario Master of Disguise

El estilo musical de “Wario: Master Of Disguise” mantiene un aspecto desenfadado y golfo a lo largo de las 10 fases de las que se compone el juego. Las melodías suaves y sin estridencias servirán de aperitivo para los ritmos acelerados y con percusión de las escenas de combate 1 vs 1 contra el conde Pannoli. Los efectos de sonido simplemente cumplen, ayudando en el conjunto general del título, pero sin destacar. Además, “Wario: Master Of Disguise” cuenta con la maquiavélica y sonora carcajada de Wario digitalizada para la ocasión, la cual oiremos cada vez que nos burlemos del conde Pannoli. Es decir, siempre!.

Conclusión

Wario Master of Disguise

“Wario: Master Of Disguise” llega al catálogo de Nintendo DS con el objetivo de recuperar las viejas aventuras del orondo protagonista, apostando por nuevas fórmulas y manteniendo ligeramente el sistema de minijuegos que tan famoso ha hecho al personaje en los últimos años. Sin embargo, ésta mezcla entre lo viejo y lo nuevo llevada a cabo por Suzak, deja un sabor agridulce, ya que no contenta a ninguno de los usuarios. Y es que “Wario: Master Of Disguise” se queda a medias tintas diluyéndose como una aspirina efervescente en un vaso de agua según vas avanzando las pantallas. Es divertido y entretenido, pero peca de “facilón” a la vez que de tener un ritmo de juego demasiado pausado para incluirse dentro de los esquemas no escritos del género de las plataformas.

(Publicado: 06-07-2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s