Alex Kidd in Miracle World (84)

Estándar

Para los que llevamos muchos años en el mundo de los videojuegos siempre existen algunos títulos especiales que lejos de la calidad que pudieran ofrecer, consiguieron en su día hacerse un hueco en nuestros corazones. El juego de plataformas “Alex Kidd in Miracle World”, creado por el programador Ossale Kohta para Master System, es uno de ellos. Fue lanzado en formato cartucho en Japón en el año 1986 y distribuido a Europa y Estados Unidos un año después. Alex Kidd se convirtió entonces en la mascota de la compañía japonesa hasta 1991, con la aparición de Sonic, el erizo azul, quien le arrebató ese preciado galardón. Sin embargo, en 1990, tras la revisión del primer modelo de la consola (convirtiéndose en Master System II), el juego quedó integrado en la memoria sufriendo varias modificaciones tanto en el control del personaje como en alguna escena. En la versión de cartucho podía verse al joven héroe comiendo un Onigiri (bola de arroz rellena o mezclada con otros ingredientes) mientras que en la versión integrada en la consola, nuestro orejudo protagonista se llevaba a la boca una deliciosa hamburguesa.

La historia comienza muchos siglos atrás en el planeta Aries, donde vive un chico llamado Alex Kidd. Durante siete años, el joven héroe se dedicó a estudiar en el Monte Eterno un arte antiguo llamado Shellcore. Aquel que consiga dominar ésta técnica será capaz de romper las rocas con su puño desnudo. Un día, tras abandonar la montaña encontró a un hombre moribundo que le contó los graves peligros que asolaban la pacífica ciudad de Radaxian. Antes de que exhalara su último aliento, el hombre le dio a Alex un trozo de mapa del Mundo Milagroso (‘Miracle World’) y un medallón hecho con la piedra del sol.


Jugabilidad

De ésta forma, Alex Kidd comienza una grandiosa aventura que le llevará por 11 localizaciones: el Monte Eterno, el Lago Profundo, la isla de St. Nurari, el pueblo de Namui, el Monte Kave, la tierra baja de Bingoo, la ciudad de Radaxian y su castillo, entre otros, divididas en 17 fases donde poco a poco iremos descubriendo un complot para invadir la preciosa ciudad de Radaxian. Por el camino, Alex averiguará que el príncipe de Radaxian ha sido raptado por el malvado Janken ‘El Grande’, quien domina bajo su puño de acero a todos los habitantes de la prospera ciudad. Pero el viaje por éste fantástico mundo no va a ser un camino de rosas. Nuestro orejudo protagonista tendrá que vérselas con multitud de enemigos que azotan el Mundo Milagroso. Lucharemos contra pájaros monstruosos, ranas verdes, escorpiones, peces voladores, murciélagos, monos, pulpos y otros muchos adversarios. Pero además de luchar tendremos que sortear un número enorme de plataformas de gran dificultad. De todos modos, la capacidad de Alex Kidd para romper piedras mediante el puño gracias a la técnica Shellcore aprendida en el Monte Eterno, nos permitirá eliminar a cuantos enemigos nos topemos y acceder a lugares ocultos e insospechados.

El manejo de Alex Kidd es sencillo, ya que solamente haremos uso de los dos botones y la cruceta de control del mando. Un botón servirá para golpear, mientras que el otro lo utilizaremos a la hora de saltar. Gracias a la técnica Shellcore, Alex podrá realizar brincos descomunales, por lo que tendremos que ser habilidosos y no pasarnos con la fuerza del salto a la hora de afrontar una pantalla llena de caídas sin fin. En el caso de que queramos saltar y golpear a la vez pulsaremos los dos botones al mismo tiempo. Existe un tercer botón que nos llevará al menú del juego. Allí tendremos la oportunidad de ver el mapa del Mundo Milagroso y nuestra localización actual en el mismo. También veremos el dinero que vamos acumulando, el número de vidas que nos quedan, el marcador de puntos y una lista con todos los objetos que poseemos en ese momento.

En éste sentido, durante la aventura Alex se irá encontrado diversas cajas que tras romperlas dejarán al descubierto objetos beneficiosos o peligrosos. Así iremos cogiendo por el camino bolsas de dinero (la grande contiene 20 monedas y la pequeña 10), o un brazalete poderoso con el que podremos realizar el ataque “Oleadas de Destrucción”, un poderoso truco Shellcore con el que podremos llevarnos por delante a cualquier enemigo y obstáculo desde cierta distancia. También será posible comprar en las tiendas situadas al inicio de algunas fases objetos como el Polvo teleport (que nos hace invisibles por unos momentos); el bastón volador (permite volar durante un periodo de tiempo); la cápsula mágica A (al usarla aparecen ocho réplicas de Alex Kidd en miniatura con la finalidad de atacar a los enemigos); y la cápsula mágica B (genera alrededor del jugador una barrera de protección contra enemigos). Además podremos comprar varios vehículos, como la Motocicleta Sukopapo, el Peticopter o el Barco Suisui, que nos ayudarán a atravesar diversas zonas de forma más rápida y segura.

Uno de los objetos que más veces utilizaremos por su importancia durante la aventura es la pelota telepática. Al final de cada escenario normalmente tendremos que enfrentarnos contra los secuaces de Janken ‘El Grande’, Parplin, Chokkinna y Gooseka en luchas de piedra-papel-tijera (Janken-pon en japonés). Por lo que la pelota telepática nos permitirá saber en qué signo está pensando el rival. Si vencemos dos veces de tres podremos pasar a la siguiente pantalla.

Gráficos

Visualmente “Alex Kidd in Miracle World” fue uno de los mejores juegos de Master System, allá por 1986. Sin embargo, títulos como “Sonic the Hedgehog” para ésta consola nos harían descubrir varios años después un nuevo concepto en cuanto a gráficos se refiere. El juego está compuesto por 17 pantallas, tal y como hemos dicho al comienzo del análisis, todas ellas llenas de colorido y de elementos con los que poder interactuar (bloques de piedra, cajas, etc.). Eso sí, los escenarios pecan de falta de profundidad, por lo que estaremos ante un juego 2D puro y duro donde la zona de acción y el resto del universo de Alex Kidd estarán en el mismo nivel sin ningún tipo de diferenciación. Y a éste aspecto tenemos que sumarle la carencia de elementos que hacen que el fondo quede demasiado “despejado”. Por su parte, los personajes y en especial Alex Kidd están bien definidos gracias a la cantidad y al tamaño de detalles con los que cuentan. Los enemigos tampoco se quedan atrás en su diseño. Aún así, no llegarán al nivel de nuestro orejudo protagonista ni al de Janken ‘El Grande’ y sus secuaces.

Música & Sonido

El tema central de “Alex Kidd in Miracle World”, creado por el compositor japonés Tokuhiko Uwabo, también conocido como “Bo” y “Noah Toku”, se ha quedado en la memoria de muchos jugones. Suyas son las creaciones musicales de títulos de Sega Master System como “Castle of Illusion Starring Mickey Mouse”, “Choplifter”, “Zillion”, “Zillion II: The Tri Formation”, “Phantasy Star”, así como “Phantasy Star II” y “Space Harrier II” para la consola MegaDrive. En ésta ocasión Uwabo crea una docena de temas sencillos pero muy pegadizos que se van repitiendo dependiendo de la fase y situación en la que nos encontremos. La repetición de las composiciones pueden llevarnos en algunos momentos a la exasperación, ya que la música consigue, en ciertos momentos “delicados”, hacer que perdamos los nervios y por consiguiente, una preciada vida.

Acompañando a la partitura de “Alex Kidd in Miracle World” nos encontramos unos efectos de sonido “de la época” realizados totalmente con sistemas de audio electrónicos. Por lo que los FX se centran en sonidos que nada tienen que ver a lo que hoy en día podemos escuchar. Éste sistema “arcaico” de sonido cumplía y continúa cumpliendo a la perfección la labor para la que fueron diseñados: dotar de dinamismo sonoro al conjunto del juego.

Conclusión

Hablar de “Alex Kidd in Miracle World” es retroceder más de 20 años en la historia de los videojuegos. No podemos hablar de “Alex Kidd in Miracle World” como un título clásico de los 8 bits al uso, sino de una leyenda del mundo de los videojuegos por méritos propios, especialmente para los fans de Sega y de Master System en particular. “Alex Kidd in Miracle World” nunca será considerado como el mejor juego de la historia, pero continúa manteniéndose como el primer día: con una jugabilidad a prueba de balas que deja por los suelos a títulos actuales con presupuestos multimillonarios. A esto hay que sumar la endemoniada dificultad con la que contaba el juego, muy lejos de lo que hoy en día se desarrolla, lo que obligaba a buscar la máxima concentración y a ser habilidoso con el pad si no queríamos comenzar la partida nuevamente desde el principio. Sin duda alguna, estamos ante un juego de los que ya no se hacen y que demuestra sin tapujos que un título de estas categorías puede llegar a ser tan divertido y absorbente como “Gears of War”, “Metal Gear Solid 4”, “GTA IV” o cualquier título de la nueva generación de consolas. Sólo hay que mirarlo con ojos llenos de nostalgia.

Anuncios

Un comentario en “Alex Kidd in Miracle World (84)

  1. Sergio Carrasco

    Excelente retro analisis, sin duda es un juego que será recordado con mucho cariňo por todos los que tuvimos la suerte de jugarlo en nuestra master system cuando eramos unos pequeňos, al igual que el otro juegazo llamado Fantasy Zone 2. Habia que tener mucha habilidad para jugar estos juegos y eso que uno tenia en esos tiempos 10 años, ahora los juegos de ultima generación solo son más gráficos que destreza, jugabilidad y dificultad. Saludos desde Chile.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s