El colectivo homosexual busca normalizar su imagen en los videojuegos

Estándar
Nathan Drake icono homosexual LGTB

Fuente: snarks-grumpkins-and-wargs-ohmy.tumblr.com

A lo largo de la historia, la cultura se ha convertido en el vehículo indispensable para denunciar injusticias y dar visibilidad a colectivos discriminados. La literatura, la música y, más recientemente, el cine han servido como foco a favor de la mujer, el movimiento por los Derechos Civiles y el colectivo homosexual. El videojuego, como industria cultural más joven, se ha convertido en la última plataforma en dar visibilidad al colectivo gay, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT).

El diseñador de juego y cofundador de la compañía vizcaína Pulsar Concept, Mikel Calvo, aprovechó la segunda edición de “Sin pelos en la lengua”, organizada por la asociación Hegoak en Bilbao, para explicar las diferentes relaciones entre los juegos y la comunidad LGTB. Para ello, recordó la evolución histórica que han sufrido los personajes homosexuales en los videojuegos y que tiene muchos puntos en común con el camino recorrido del cine: censura, burla, aceptación y visibilidad.

Calvo afirmó que uno de los primeros casos de tijeretazo censo, se llevó a cabo en el videojuego japonés ‘Final Fight’ (Capcom, 1989). Los transexuales Poison y Roxy fueron sustituidos por personajes punk en sus versiones europeas y norteamericanas. Uno de los jefes de fin de pantalla de ‘Street of Rage 3′ (Sega, 1994), Ash, que cumplía con todos los estereotipos homosexuales, no tuvo tanta suerte, al igual que los gays que aparecen como enemigos en el videojuego ’Vendetta’ (Konami, 1991).

La censura recuerda a la que se dio desde el año 1934 hasta 1967 en Hollywood con la aplicación del código Hays –creado por la asociación de productores cinematográficos MPAA– que servia para poner coto a lo que se consideraba “moralmente aceptable”. Por otro lado en España y durante el período franquista (1939-1975), la decisión final quedaba en manos del Ministerio de Información y Turismo.

Los primeros signos de apertura en los videojuegos permitió la aparición de personajes gays utilizados como elementos de burla. El personaje Rasputín de ‘World Heroes Perfect’ (SNK, 1995) es capaz de realizar un ataque especial que sólo funciona contra los varones. El redactor Antonio Santo recoge en un artículo sobre “La homosexualidad en los videojuegos” para el portal Vadejuegos.com otros ejemplos válidos como las aventuras gráficas ‘Simon the Sorcerer’ (Adventure Soft, 1993) o ‘Maniac Mansion 2: Day of the Tentacle’ (Lucasarts, 1993).

Al igual que en el séptimo arte, la normalización fue llegando poco a poco, la relación supuestamente lésbica en ‘Fear Effect 2′ (Kronos Digital Entertainment, 2001), los Sims como “máximo exponente videojueguil en cuanto a visibilidad y normalización de los homosexuales” –tal y como definió el cofundador de Pulsar Concept– o las propuestas de ‘Fable II’ (Lionhead Studios, 2008) la saga ‘Mass Effect’ ó ‘Dragon Age’ (Bioware, 2007-2012) son un ejemplo. Videojuegos que dotan de libertad al jugador para elegir entre varias opciones sexuales.

En la situación actual del videojuego, Calvo considera que el mercado de los videojuegos es “lo bastante grande como para tener espacio un videojuego dirigido al colectivo LGTB” al igual que existen aplicaciones móviles para el mundo homosexual. Sin embargo, cuando se habla de entretenimiento, el desarrollador de la compañía vizcaína aboga por “integrar” el contenido LGTB “si se quiere llegar a un público amplio y realizar un trabajo comercial”. En definitiva, “mayor visibilidad” sin que afecte la historia que se quiere contar.

Mucho camino por recorrer

En pleno sigo XXI hablar de normalización del colectivo LGTB puede parecer una perogrullada. Sin embargo, el último Mapa Arco Iris publicado por la asociación internacional de Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales en Europa (ILGA-Europe) ofrece una visión muy distinta: un 71% de los países del continente europeo no ofrece garantías jurídicas a este colectivo.

Foto: ILGA Map (Mayo 2013)

Este trabajo de ILGA-Europe recoge el nivel de respeto de los derechos de este colectivo en ámbitos como la legislación y políticas contra la discriminación, el reconocimiento familiar, asilo, el respeto del derecho de asamblea, asociación y expresión, reconocimiento jurídico del género y la protección contra la incitación al odio en 49 países del ámbito europeo.

España se sitúa en la quinta posición del ranking junto a países como Bélgica, Noruega, Suiza, Portugal y Francia; únicamente superado por el Reino Unido. Azerbaijan, Armenia y la Federación Rusa se sitúan en la cola de este Mapa Arco Iris.

(Artículo publicado el 30 de septiembre de 2013 en el blog Jugar es Serio)
Anuncios

3 comentarios en “El colectivo homosexual busca normalizar su imagen en los videojuegos

  1. En este tema parece que poco a poco se va avanzando, pero es un problema de tratamiento de género, en general (valga la redundancia).

    De hecho, en el caso de Roxy y Poison es curioso y especialmente sangrante. Cualquiera que haya jugado a la recreativa reconocerá a los dos personajes como lo que parece las “típicas prostitutas” de BeatÉm Up (podríamos ya, de paso, analizar este estereotipo tan chuscarra). Ante las críticas de que en Final Fight se golpeaba a mujeres, al creador del videojuego, Akira Yasudo, no se le ocurrió mejor idea que decir que, en realidad, eran hombres travestidos. Parece que le resultaba mejor idea pegar a un hombre travestido que a una mujer, por algún motivo que desconocemos. Lo curioso es que al final se sustituyeran en la versión de Super Nintendo.

    El caso de Ash, en Bare Knuckle 3 también es especial. El personaje estaba muy forzado, con estereotipos demasiado marcados en un perfil muy concreto que, aunque igual de válido que cualquier otro, no es representativo del colectivo, sino más bien muy caricaturesco. Así y todo, tras derrotarlo como jefe, se supone que era un personaje jugable, lo que ya le daba al menos un poco más de protagonismo. En la versión occidental, Streets of Rage 3, se lo fulminaron. No sé si como medida de protección al colectivo o como simple censura.

    Afortunadamente la cosa está cambiando, sobre todo en los RPG actuales, en los que se trata el tema con naturalidad y sin forzar nada. Y si hablamos de juegos de lucha, ahí está Eagle (Street Fighter), a quien de repente Capcom declaro gay y punto, porque no hay que dar más argumentos…

    Todos los temas que tienen que ver con el tratamiento de género y opciones sexuales en el sector del videojuego, me parecen super interesantes. Que se hable del tema demuestra que la industria madura.

    Enhorabuena por el artículo Julen!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s